viernes, 23 de enero de 2009

On the road - Primeras impresiones

Nunca un trabajo supuso para mí un cambio tan brusco. Cuando pensé que ya sabía algo, voy y doy un giro de 360º. ¿Relacionado? Puede. ¿Multinacional? También. ¿Americanos? Of course. Hasta los clips se llevan, tan yankis ellos. Me maravilla su manera de trabajar, tan organizada, tan controlado todo, sin lugar para imprevistos. Sin duda, me gusta. Claro que siempre están los chicles mascados con la boca bien abierta, los oh yeah más auténticos y los chocolates de todas las formas, gustos y colores que te hacen recordar las caras pulidas en piedra y los himnos cantados mirando la bandera americana ondear. Es divertido.

¿Quizá pude saber que iba a ser tan diferente? No lo sé. Quizás. Quién sabe. Pero el caso es que todo me pilló de sorpresa. Del blanco al negro. Y te juro que tenía controlada la situación y ya me pensaba que había aprendido algo todos estos años. De repente, vuelvo a ser ese becario tímido que no sabía ni usar el Excel, de repente me encuentro tan inseguro que ni las palabras me salen cuando quiero preguntar algo -en inglés, claro, English speaking, please-. En fin, unos pasos para atrás, espero que para coger carrerilla. Espero coger el truco a todo esto y no sentirme en pañales durante mucho tiempo, es incómodo pensar que uno puede mearse en cualquier momento o tropezar por la torpeza de un momento a otro mientras los demás sonríen con condescendencia o ríen abiertamente.

Todos hemos tenido que recomenzar alguna vez o aprender de cero pero hacía mucho que no lo hacía. Noto que me viene bien pero, joder, es que tiene lo suyo el puñetero asunto. Pero interesante.... y mucho.

Mientras tanto, practico mi mascada de chicle. OH, YEAH!

11 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Del cero al infinito no hay tanto. Es cuestión de costumbre. Y de sumar.

Eva dijo...

Yo empecé hace unos meses a trabajar con japos, así que no veas como te entiendo... Y me sentía igual que tú, super lost. Pero ya verás como en poco te pones las pilas y luego todo lo demás te parecerá de un raro...
Muchos besitos y enjoy!
(Tú lo tienes más fácil que yo, que los japos hablan inglés-andalú y no veas como cuesta pillarles a los mamones)

ALMAGRISS dijo...

Intenta no hacerlo con la boca abierta (aunque también tiene su gracia porque se ve de qué color es el chicle y eso)
Además lo del english is very easy... con decir siempre eso de fucking bastard, apañao jejeje.
Suerte en tu new life ;-)

tupersonalshopperviajero dijo...

No, no, no... nada de comer chicle ni mirar la bandera americana... por favor!!!!! Haz bien tu trabajo pero no te contagies -ni siquiera ahora que Obama es president- pleeeaaaseeee.
Kss
;-)

B.B. dijo...

XDDDD no te americanices, superalo!!!!!!!!!!!

ernesto51 dijo...

Ánimo tío, que ya estás embarcado. El punto es en el momento que te das centa de que no saben tanto como aparentan, de que tu eres, como poco, igual que el mejor de ellos sino mejor.

Y disfruta, del trabajo nuevo, del cambio, de la ciudad, de todo¡¡¡¡¡

Vamos p'alante valiente, y si necesitas ayuda silba y allí vamos.

Un abrazo

anapedraza dijo...

Esas mariposas en el estómago y esos pensamientos te durarán unos meses. Es normal.

Te mando un fuerte abrazo.

MIGUEL

Clares dijo...

No de donde naces, sino de donde paces. Tampoco tienes por qué evitar el contagio, viva el mestizaje. Estamos en un mundo globalizado, así que a vivirlo. Yo llevo tiempo notándolo en el instituto, no veas el colorido que tienen ahora las clases. Han dejado de ser monocolor. Y ánimo, que todo es bueno para aprender y crecer como persona. Un abrazo

Rockdriguez dijo...

Ahora serás un nuevo yanki, jeje
saludos.

Jordim dijo...

uno se acostumbra a todo..

Olivia dijo...

Ves? ya decía yo que me había perdido esta primera parte. Pues nada de lo ultimo a esta primera entonces la cosa va mejorando. Me alegro for you!!! :-)

Besos!