jueves, 14 de junio de 2007

)(&$&/%$$&/$%&(/T&/RTY%&W

¿Alguien me puede explicar qué hay de malo en decir las cosas como son? Poner las cartas sobre la mesa... A veces resulta ingenuo; es más, resulta estúpido hacerlo sobre todo sabiendo que lo harás y los demás jugarán con ventaja.

Que conste en acta que, aunque ingenuo y estúpido, me gustan las cosas claras.

Ya que estamos, me gustaría saber cuánto tardais en poner las ideas en claro, sacar conclusiones y tomar decisiones... Claro que dependería de qué estuviéramos hablando... Poneos en el caso más difícil.

¿Una semana? ¿dos? ¿un mes?

¿Hay alguien que quiera estar dándole vueltas a una misma cosa durante meses y meses, sin poder pensar en otra cosa y todo el día preocupado? Creía que cuando uno solucionaba un problema se quitaba un peso de encima...

Hay varios pasos: 1) Analizar el problema/cuestión 2) Ver las posibles soluciones/opciones 3) Escribir en un papel pros y contras de cada una de las opciones 4) Comparar 5) Elegir 6) Ser consecuente con lo que se ha elegido.

Ante todo, hay que tener claro que cuando se elige un camino se deja atrás otro. Es lo que hay. Si pudiéramos vivir dos vidas a la vez ya no seríamos hombres; seríamos dioses. En mi opinión es cuestión de afrontar que llega un momento en que tienes que elegir y tomar decisiones. Es la vida.

Como siempre, varios temas al mismo tiempo.

12 comentarios:

Ik luk dijo...

En mi opinión creo que siempre hay que decir las cosas como son y poner las cartas sobre la mesa boca arriba ;)
El estar dandole vueltas a las cosas no arregla nada. Al toro ya se sabe, por los cuernos.
La solución a un problema no es mirar para otro lado, lo único que consigues con eso es retrasar el momento de hacerle frente.
Y por último, si tomas una decisión se consecuente, no vale estar mareando la perdiz.

Miranda dijo...

Es importante no juzgar cada caso sin conocerlo a fondo..

mojo dijo...

La gente toma decisiones dependiendo de su manera de ser. Hay los que piensan mucho y tardan a actuar, los que actuan sin pensar demasiado y los que hacen lo que sienten.
Parece que tu si que piensas mucho antes de actuar. Lo bueno es que si haces algo, lo haces con mucha seguridad. Lo malo, que tardas antes de decidirte.
A veces, es mejor actuar sin pensar, o hacer lo que sientes. Depende del problema.

Todo, exactamente todo tiene al menos dos caras, tres opciones, cuatro soluciones.

Ser honesto es facil a veces, pero puede dañar. Puede poner luz en los ojos, dar alegria. O bien, decir la verdad, enseñar las cartas puede resultar dificil. Pero mentir tambien.

Parece que todo vale, que me gusta el relativismo. No.
Al final, lo importante es conocerse. Y asumirse.

Quieres ser honesta? Quieres tiempo para decidir? Hazlo! Y aceptalo. Es tu debilidad y tu fuerza.

Anónimo dijo...

Hola blogeros, solo quería compartir con vosotros un pensamiento: "A Antonio Gala se le va la pinza" no se que paranoias está comentando de que si Isabel la Católica era lesbiana, etc... No hay cosa que mas deteste que un lego intentando "hacer" (la está fabricando) Historia.

Un saludo

J. dijo...

Desd luego no es ni el primero ni el ultim q se inventa la historia. somos humanos y cada uno la cuenta a su manera viened solo lo q le interesa.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo J. pero una cosa es contarlo sólo lo que te interesa algo así como una "memoria histórica" y otra cosa es inventarte parte de esa historia.

Es muy distinto.

J. dijo...

muchas veces da lo mismo si te lo inventas o si obvias parte de la Hª; el resultado es parecido, se tergiversan los hechos y la idea q se transmite no tiene nada q ver con la q deberia. aunq todos sabemos que para tener la visión global hay que conocer las versiones de todas las partes.

Ramón de Mielina dijo...

Para conocer la historia completa y con una visión minimamente imparcial hay que esperar unos cuantos años, cuando nadie tenga intereses mezclados.

Isabel la Católica queda lejos pero supongo que levantar ese tipo de "rumores" siempre conllevan repercusión para el que los lanza, ¿no? Aunque luego resulten inciertos.

Rubeo Boy dijo...

Es muy facil decir aquello de "mejor hacer y arrepentirse que no hacer" o cosas por el estilo. Pero cuando llega la hora de la verdad todo el mundo le ve las orejas al lobo. Igualmente, resulta facil pedir a otro que se decida pero cuando le toca a uno, por lo general, las cosas se ven de otra manera (siempre el caso propio es más complicado que el ajeno). En mi opinion, las personas son, por naturaleza, inseguras, y cuando se presentan diversas alternativas de similar atractivo y estamos obligados a elegir una, y lo hacemos, rara vez estamos lo que se dice "seguros" de acertar. En fin, una generalización más...

Ramón de Mielina dijo...

No hay una regla general; hay que ver cada caso en concreto pero siempre es mejor decidirse por una opción que quedarse en medio.

Quien no arriesga no gana (ya estamos con los refranes y las frases hechas), de lo que se saca que quien por miedo deja de hacer cosas se pierde una gran parte de la vida. Aunque se sentirá seguro (no ha arriesgado), sentirá -siempre- que se pierde algo.

Siempre hay que elegir; hay que ser valientes para hacerlo y una vez que se toma la decisión entonces hay que ser consecuentes. Para ser consecuente también hay que ser valiente.

Resumiendo, el mundo es de lo valientes que se arriesgan, persiguen y consiguen lo que quieren :-)

Rodrigo dijo...

Lo de la lista de pros y contras es lo que hacía el personaje de Alberto San Juan en "Los dos lados de la cama" :-)

Ramón de Mielina dijo...

y la Esteve: me gusta pasear por la playa, pasear por la montaña, pasear por la ciudad, pasear por el campo... :-) jeje