viernes, 22 de enero de 2010

Donde viven los monstruos

Hay que darse prisa para ver la última joya de Spike Jonze en pantalla grande porque supongo que ya no quedarán muchos cines en los que la mantengan en cartel... y es una de esas películas que nadie debería perderse. Nadie que haya sido niño, nadie que se sienta incomprendido a veces, nadie que dé importancia a esas pequeñas cosas que nadie valora.

No es una película para niños. Me sorprende que alguien, que Jonze, recuerde tanto de su infancia. A mí me hizo volver, bucear... adentrarme en mi niño Ramón, pero también en lo que soy ahora, no tan diferente de Carol, en busca de imposibles, incomprendido hasta el límite pero, en el fondo, querido y hasta entrañable. A veces Carol, a veces KW, otras Douglas, Judith, Ira, Alexander... Max.

Curiosamente, justo antes de ver esta película había visto Cómo ser John Malkovich. He decidido que Catherine Keener me gusta, gran actriz, gran mujer. Y el niño, Max Records, que lleva todo el peso de la película enfundado en su traje de niño perdido. Qué decir de los monstruos.

Nunca hemos dejado de ser monstruos. Nunca hemos dejado de verlos.

6 comentarios:

despe dijo...

la veré, ahora de adulta los mios estan en la casa blanca jeje, saludos Ramón

supersalvajuan dijo...

Apùntada.

CaminanteDeNoche dijo...

Gracias por visitarme de nuevo, poco a poco (no quiero que esto me absorba como antes aunque supongo que caeré de nuevo en su trampa), voy retomando algunos contactos perdidos durante mi largo exilio virtual.

Seguiré tu consejo, he oído hablar bien de esta película, y coincido contigo en la opinión sobre Celda 211. Me pareció estupenda en cada minuto, una de las mejores que he visto del cine español.

Un abrazo.

El futuro bloguero dijo...

Pues la tengo pendiente, aunque no sé si la encontraré en cine o la tendré que buscar... por ahí.

Abrazo

Olivia dijo...

No se si la podré ver en el cine ya, pero si la pasan en el cine club (grandes joyas, a veces poco anunciadias, o nada anunciadas) la veré.

Este cine para niños adultos, ... como Charlie y la Fabrica de chocolate, para mi gusto (y porque Tim Burton estila esto) no es una pelicula para niños propiamente dicha, por ejemplo. Tomamos nota, besitos!

Natacha dijo...

Yo desde luego, nunca he dejado de verlos...
Gracias por la recomendación.
Un beso, cielo.
Natacha.