martes, 24 de febrero de 2009

On the Road II - Gran Hermano a la laboral

No hay secretos, aquí hasta tus más celosamente guardadas vergüenzas están al descubierto. Yo te lo cuento a ti en confianza, tú se lo cuentas a él -también en confianza-, él se lo cuenta a ellos -en confianza, por supuesto- y, al final, todos saben que tienes una almorrana gigante en el culo. Cualquier otro ejemplo habría servido, pero así se ve más claro. Vamos, que según vas pasando oyes unos "uysss", "agrhhhh" y ves unas caras de pena y de dolor cuando te miran y te preguntas por qué. Angelito... ¡Todos saben que te sientas en un flotador y te mueres del dolor cuando cagas!

Existen varios escalafones; el de los camioneros, el de los artistas, el del staff, el de producción..., y así sucesivamente, hasta llegar al pez gordo que se deja caer de vez en cuando. Me acabo de enterar que hay una libreta que corre en manos de los camioneros (y que van actualizando religiosamente) en la que aparecen todos los puticlubs de todas y cada una de las ciudades. Al lado de cada nombre están los precios, consejos, nombres y demás. El día que caiga en mis manos, lo publico y me hago de oro. Un Lonely Planet de putis... me forraría, si alguien me quita la idea que me dé la mitad. Las estrellas ya están puestas según calidad, servicio, ya sabes, ahí está todo, en la Biblia de los Camioneros.

Pero ahí no queda todo. No tengo constancia de que exista documento por escrito pero sí hay una ficha, que se transmite oralmente, de todos y cada uno de los artistas, staff... el más promiscuo, la más guarra, la más fácil, el rarito, con la que puedes llegar a hablar de algo interesante, el que se ha follado a todas... así no hay quien trabaje... ¡tanta distracción! La razón/excusa: aquí, quien más quien menos está un año de gira.

He decir que me voy integrando, las palabras en inglés no se atascan en mi cabeza como la última vez, llevo ya 5 horas con el mismo chicle en la boca y aún soy capaz de hacer globos y explotarlos ruidosamente... ¡e incluso he comido chili a la americana! Sea lo que sea. También he asistido a la típica barbacoa americana. Es increible, parece que allá donde vayan lleven siempre a cuestas una barbacoa, los pinchos de "pork & vegetables" listos para asar, las hamburguesas y unos quinientos tipos de salsas. Por supuesto, había una consola, música y varios sombreros de cowboy -he oído varios "yiiiii-ahhhhhh!", además de dos gorras de capitán de barco y tres tremendas cajas con hielo y muchas cervezas. Cualquier lugar y cualquier momento son buenos. Ésta fue debajo de un puente, al lado de una autopista, entre las 10 y media y las 12 de la noche; y no era precisamente una noche calurosa. Eché de menos la gran bandera ondeando sobre nuestras cabezas y un minuto dedicado a ponernos la mano en el pecho y ofrecer nuestra humilde barbacoa al dios Obama, mientras cantábamos el himno americano. Probaré suerte la próxima vez.

Conocí también a un veterano de Vietnam, 25 años sirviendo -orgullosamente- al ejército americano por todo el globo. Era joven cuando le reclutaron y hará unos 5 años que le retiraron, así que no quiso quedarse en su casa de Kansas City -de la que, por cierto, me contó que era ciudad hermana de Sevilla, uno nunca deja de sorprenderse-. Cogió los bártulos y se mudó a Florida; sus hijos ya eran mayores así que "no tenía hogar"; de su mujer no oí hablar. Se aburrió pronto de Florida, así que decidió que quería conocer mundo y ahí estaba, dando vueltas de Japón a España, pasando por Amsterdam, Polonia... no necesariamente en ese orden. No pregunté cuánta gente había matado, por cortesía y por miedo a molestarle. Uno nunca debería molestar a un veterano de guerra. Por si las moscas. Buen tipo, después de todo, se me hizo simpático el vaquero. Ahora mismo vuela rumbo a Polonia. Espero volver a verle, prometió enseñarme sus fotos de juventud.

Lo de "me voy integrando" es un decir, porque también asistí a una reunión de "seguridad" en la que me he sentí más cerca de entrar en Guantánamo que nunca: España no es un país seguro, aquí no quieren a los americanos, andaros con ojo porque roban, tened cuidado que os pueden querer quitar vuestros pasaportes, no habléis con desconocidos, esperemos que no nos roben en las habitaciones de los hoteles... que os quede claro, España: Tercer Mundo. No tenemos la suerte de ser americanos. Menos mal que quien más quien menos por aquí es ruso como mínimo.

Lo dicho, hay que tener los pies muy en la tierra para no perder el norte. Menos mal que viajo en avión y no con ellos en la caravana. Sigo viendo el norte; por mucho tiempo.

Hasta aquí mi segunda crónica.

16 comentarios:

Olivia dijo...

No tengo esa "suerte", pero en la empresa privada hay mucho vicio. Me explico, y no es mi caso, tengo una amiga que por peticion expresa de su jefe le tiene que contar TODO lo que se cueza entre los empleados. Que no se ahorre detalles. Mi amiga, como no pasa a su jefa, le cuenta lo mínimo indispensable relacionado con el trabajo y los empleados. Aún así, la jefa en cuestión, siempre le dice que así no progresará. ¿quiere espías? pues hijo, será qu le divierte porque hasta de las cosas que dicen en la cafetería (entre empleados) la mujer se entera. Que horror!

En cuanto a los americanos, son de otra especie, jejeje. Al final no me dirás que no se les coje cariño, eh? Pues nada, por lo menos que te sientas integrado eso si, sin perder tu auténtico sentido español, olé! X-D. Besos!

Saúl dijo...

es cierto que parece que hay una necesidad vital de conocer hasta el último detalle de las vidas de los que nos rodean… tengamos o no tengamos mucha relación con ellos… por mi parte como casi siempre estoy con la cabeza bastante lejos no me entero mucho de las intimidades ajenas…
dios salve a América y a los americanos..

Charlie dijo...

Qué envidia, qué de experiencias, qué de gente! :)

ernesto51 dijo...

¿Y ya te vistes con pantalones de cuadros chillones y gorra NY cuando vas de party con ellos?

Lo bueno es que si te metarfoseas bien no tendrás problemas con los de inmigración cuando vayas a su casa. Y además Mielina no hay mchos jejeje. Lo malo son los López, Gómes y demássssss.

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

No me a pasado de contar o que no quiero que se enteren, pero si es muy normal, que en una oficina entres y con solo decir " tengo un día ", es suficiente para todo lo que luego vendrá. besos

La del Planeta dijo...

Hasta ahora sólo he tenido un amigo estadounidense. El payo de Ohio, le decíamos con cariño. Nos hicimos una foto de grupo y cuando se vió en ella al lado nuestro exclamó: "parezco muy americano!". Lo cierto es que no pueden disimularlo.

Rockdriguez dijo...

Yo siempre me entero la ultima de todos los cotilleos, pero es verdad, todo estamos con el oido en alerta.. besos.

anapedraza dijo...

¡Hola Ramón!

Vamos por partes. En donde yo trabajo, lo que hace cada uno con su vida, en su tiempo libre o en el curro trae al pario a los demás, y al jefe directamente se la suda. ¡Es una bendición!

Con respecto a los habitantes de E.E.U.U. que están de paso por otros países. Yo he conocido muy pocos, siempre por trabajo, y me han tocado un poco las narices porque me han dicho en mi cara que somos un país subdesarrollado y otro tuvo los santos testículos de decir que tuvo que buscar España en un mapa. Eso sí, me gusta su forma de trabajar, no se parece mucho a como la enseñan en las pelis. También he conocido norteamericanas, eran gordas, feas y cuando se tomaban 3 cervezas había que salir corriendo porque te violaban allí mismo.

¡Animo Ramón!

MIGUEL

Ramón de Mielina dijo...

Americanos, sí... las películas son ciencia ficción, nada que ver... claro que su manera de trabajar sí que me gusta... organizada no... ¡organizadísima! increible, la verdad es que los tíos currar, curran... lo de su educación, su cultura y demás... por lo poco que estoy viendo, deja bastante que desear... claro que tenemos que tener en cuenta que USA es muchísimo más grande que España, así que habrá de todo... igual estoy teniendo mala suerte jajaja. Eso sí, te echas unas risas, siempre de buen rollo... saben separar curro de relaciones personales y eso está bien... nunca un problema laboral va a afectar a una relación personal ni viceversa. Eso no se les puede negar, al menos por ahora... Más entregas en breve!!

B.B. dijo...

Estas seguro que estas en el sitio adecuado, en el momento adecuado?

Menda dijo...

Este post ( con tu permiso) lo imprimo para enseñarlo en clase.

Clares dijo...

Pero, bueno, ¿donde trabajas tú? Vaya una marcha... Hay un refrán árabe muy bueno para la cosa de los secretos: "Tu amigo tiene un amigo, que a su vez tiene un amigo. Sé prudente". Así que no cuentes nada de nada, y menos aún a unos tipos con una barbacoa y una gorra de NY.

Anónimo dijo...

Yo siempre fui muy malo analizando textos, pero lo sustancial no es que hicisteis una barcaboa...

LA BARBACOAAAA...LA BARBACOAAAA...

Menudo despiporre...barbacoa, lista de putiantros, cerveza...

Joder, Ramón...yo de mayor quiero ser como tu..

VolVoreta dijo...

Mi abuela decía que "un secreto compartido es una notica a voces"...

ALMAGRISS dijo...

¿Estás plenamente convencido que lo que nos has contado te ha sucedido a tí y no es un capítulo de "Mujeres desesperadas"? jejejeje, uf, tanto americano me sacaría de mis casillas... me quito el sombrero ante tu paciencia...
Besazos

Murphy White dijo...

Quiero más detallitos el viernes. Con copas made in spain ;)