martes, 6 de noviembre de 2007

El Desquite

Con lo relajado que había venido yo de Galicia (por cierto, ¡¡impresionante...!!) ya estoy calentito desde por la mañana y juro que esta semana traía el propósito de ser una rama de bambú (nada me afecta...).

Ahora resulta que algo corre más prisa dependiendo de quién te lo pida y el nombre de esa persona (un pez gordo suele ser) se convierte en arma de chantaje y presión.

A la mala costumbre (demasiado habitual) de pedir las cosas para ayer y de malos modos (dónde quedaron los "por favor", "gracias", "siento presionarte"...), se suma un nuevo elemento: no tienes que darte prisa porque es algo urgente sino porque el tal J. es quien lo está pidiendo.

Igual es urgente de verdad o igual simplemente le ha entrado un capricho, vete a saber. El caso es que cuando alguien me pide algo y lo necesita rápido, intento ayudarle lo antes posible. Incluso aunque me lo pidan con una salida de tono les ayudo porque todos hemos tenido un mal día alguna vez. Pero cuando alguien me pide algo con prisas y la única razón que me da para que me dé prisa es que es para J. entonces me hierve la sangre.

Dime que por favor te eche un cable, que sientes molestarme, que me lo agradeces mucho, que te corre muchísima prisa y no puedes esperar... Adórnalo como quieras pero no me digas que esa es la única razón por la que tengo que dejar de hacer todo lo que estoy haciendo (y que para mí es mucho más urgente y más importante con toda seguridad) es que TU jefe (no el mío) quiere algo.

En fin, hay quien ha perdido la perspectiva.Un jefe no es un superhombre ni un jefazo es dios. Pueden esperar como todo el mundo y, por supuesto, pueden entender -como todos lo hacemos- que si pides algo urgentísimo a alguien a quien ni le va ni le viene, estás pidiendo un favor. Con lo cual, tienes que ser educado, guardar las formas y aceptar si la otra persona está en una reunión o si tiene algo mucho más urgente que hacer y lo tuyo va a tener que esperar.

Seguramente tu jefe va al baño como todos. Piénsalo.

¡Cómo me gustan los desquites! :-)

14 comentarios:

Joewuy dijo...

No te quemes...

En todos los trabajos hay gente que te presiona y gente que te presiona mas. Hay gente que le dan derrames en los ojos de la presion y se tiran semanas pareciendose a un zombie de Resident Evil...

Una cosa, "bambu es lo que come el oso panda???"

Animo R, desde mi silla con pinchos del trabajo te escribo.

J. dijo...

si solo ponesJ. parece q soy yo...

Ramón de Mielina dijo...

jajaja, ¡nada que ver contigo J.! :-)

Sí... SOY UNA RAMA DE BAMBÚ, NADA ME AFECTA... Esperemos que no haya muchos pandas por aquí :-)

¡Tú tienes la culpa Patxi, con lo bien que hacía yo cafés! :-)

Anónimo dijo...

A ver...yo soy J., y si pido algo lo quiero para YA ¡¡¡ Así que Ramoncín, aprieta el culete y mis cositas me las haces al momento, que no estoy para aguantar a subordinados que quieren hacer amigos en el trabajo... La oficina no es el bosque de Bamby, asi que... A CURRAR ¡¡¡

P.D: Panda de vagos...a la mina os llevaba yo...(encima que os regalo el sueldo).

;-)

Hlodowig dijo...

Confirmado, los jefes también van al baño. Me he cruzado con un par de ellos y hasta se lavan las manos!! Bueno, hay algún puerco que no... pero de todo tiene que haber en la viña del Señor...
Ánimo!

Joewuy dijo...

Los mios no se lavan las manos.

Elena Nito del Bosque dijo...

Muy buens Ramon, yo no soy quien para decir nada sobre ese tema, pero bueno, hay jefes y jefes.
Mucho animo y no pierdas esa forma de ser y sobre todono te olvides de que trabajas para vivir y no vives para trabajar, con lo cual todas las urgencias en el trabajo no son tal....
ANIMO RAMON

Joewuy dijo...

Los jefes son un asco. Pero, hay alguien que no quiera ser jefe?? Yo solo a veces, pero creo que trabajan menos y que ganan mas. Mas poder mas dinero. Normalmente mejor trabajo porque ellos siempre pueden delegar las cosas que no les apetece hacer. Pero muchas veces hay que vender tu alma para ser jefe y hacer cosas que no molan. Y putear a peña sabiendo que lo estas haciendo. Merece la pena el precio?? Yo creo que no, pero molaria ser jefe, no? Que lio... Que piensas R?

Elena Nito, cuando te vas a hacer un Blog??? Y una cuenta de MSN???
Mira el primer paso te lo doy yo. te acabo de mandar una invitacion para GMail.

Ramón de Mielina dijo...

A mi me encantaría ser jefe. Está claro que no todos los jefes son iguales. Ser jefe tiene muchas partes malas y otras muchas buenas. En cuanto a las partes malas (presionar, etc.) se pueden contrarrestar con el trato personal. Evidentemente tendrás que apretar tuercas, llamar la atención... pero si lo haces con buenos modos seguro que la gente responde mejor. Hay muchas maneras de incentivar a un equipo y desde luego el típico jefe subido no lo consigue.

Anónimo dijo...

A ver Ramon, no te lies...yo no te quiero de jefe ni en pintura...jajajaja... Pues no tienes que se cabron ni nada tu de jefe ¡¡¡

Ramón de Mielina dijo...

¡Tú te lo pierdes Patxi! :-) Tú sabes que te dejaría libres las 5 horas diarias que necesitas para disfrazarte de hombre araña... :-P

Anónimo dijo...

Yo tampoco querría a Ramón de jefe, sería horrible, cuando bailas con el siempre trata de mandar, incluso aunque no le corresponda, si hay que hacer algo sólo vale su opinión, sin importar la del resto, y o la aceptas o se garrapiña durante largas hooooras.
A pesar de todo es buena gente, aunque tampoco le querría de subordinado.
13 besos

Deborah dijo...

Ay! Ramón, parece mentira que en tu larga experiencia profesional no tengas cayo con los jefes, superiores y gente que se cree jefe y no lo es.
Paciencia es lo único que nos queda, total… cabrearnos nos sirve de muy poco jajajaja.

PD: Yo tampoco quiero a Ramón como jefe … jajajajaja. Pero no por nada en especial, es que yo no quiero tener jefes… esa será mi próxima meta.

:D

el pequeño saltamontes dijo...

Muy bueno, ni yo mismo lo hubiera dicho mejor. Eso sí, cuando me vuelva a pasar me acordaré de tus palabras (que me han resultado muy graciosas) y me resultará menos estresante. Muchas gracias por ello.
El pequeño saltamontes