martes, 4 de septiembre de 2007

Ramón en China (III)

BEIJING, ¿SEDE OLÍMPICA?

Me impresionó Beijing. Recién llegado de las estrechas y cargadas calles de HGK, Beijing fue como una liberación para los ojos. Amplias avenidas de varios carriles, bordeadas de edificios altísimos y centros comerciales de todo tipo nos recibieron después de 4 horas de avión.

En toda la ciudad se respiraba el espíritu olímpico; hasta en la sopa tuvimos las mascotas y el logo de las Olimpiadas del año que viene. En cuanto a espacio e infraestructuras parece que Beijing está completamente lista para la aventura (enormes hoteles, un aeropuerto inmenso, miles de restaurantes... lo avalan). Aún así, cientos de edificicios de nueva contrucción aún siguen con sus andamios y la mayoría de los templos están haciéndose un lavado de cara (y de pintura) que hacen perder su esa aroma a reliquia que tanto me gusta. Más parecen recién construidos y, sobre todo, recién pintados -con colores chillones y brillantes- que restos de un pasado imperialista y una fuerte tradición religiosa.

La gente ya es otro cantar. Encontrar un chino (incluidos policías y taxistas) que hablara inglés era difícil. No pasaría nada si no fuera la Sede 2008, después de todo ¡bastante tienen con haber aprendido chino! A veces me siento raro aquí y me estresa entrar en un restaurante o tienda y que no me entiendan ni en castellano, ni en inglés, ni en alemán... Luego lo pienso y... ¡estoy en China! Hay que cambiar el chip. Nosotros nos tenemos que amoldar a ellos si vamos a su pais. Es así (difícil de entender desde nuestra mentalidad colonizadora de hombre blanco).

Aparte del inglés supongo que, entre tanta población, pondrán a trabajar en las Olimpiadas a quienes lo dominen, tienen un duro trabajo por delante. Tienen que luchas contra las costumbres: les están enseñando a hacer colas y a no escupir... ¡Como si a nosotros nos pudieran enseñar a no gritar o a no tocar la bocina!

Sin embargo, la gente en Beijing es más sonriente, más amable y mucho más abierta que en HGK. Supongo que en HGK estarán hartos de extranjeros prepotentes que se creen los dioses de la creación. Me gustaron los chinos de Beijing; en general, claro, porque son unos cuantos millones ahí, todos juntitos.

Para seguir puntualizando, me gustan los habitantes de esta ciudad... siempre que no están montados en algún vehículo, ya sea bici, coche, taxi... ¡Son unos pesimos conductores! Más que pésimos, diría que siguen a rajatabla la máxima de "las normas están para romperlas". Hay que mirar para todos los lados y da lo mismo que el semáforo esté en verde. Si eres peatón nunca tendrás preferencia.

También en Bejing hemos tenido suerte y nos acompañó, aparte de uno de nuestros amigos de HGK, una china que ahora vive en Beijing. La amabilidad personificada, una china de libro: siempre sonriente, siempre dispuesta a ayudarte. Nada que ver estar allí solos que ir de la mano de una local. Con ella fuimos a ver el templo más grande de China, al Mercado de la Seda, a la Ciudad Prohibida, salimos por la noche a garitos donde éramos los únicos occidentales... ¡Impresionante!

Mención aparte merecen los chinos cuando salen de fiesta. Parecen tener una lagartija que les corra por la ropa y les haga dar pequeños saltitos espasmódicos.

13 comentarios:

Elena Nito del Bosque dijo...

La verdad es que todo tiene muy buena pinta, pero sintiendolo mucho Ramon, a mi me resulta mas facil ponerme en situación con alguna foto, asi que estare a la espera de tu vuelta para que nos enseñes fotos y nos cuentes tu experiencia.... (y por supuesto de que nos hagas entrega de tus regalos...jejejejeje.... ;-P)

Roni dijo...

¡Qué bonito!, pero, ¡qué distinto a la vez!. Se me hace difícil pensar que allí sería como un analfabeto incapaz de comunicarme por no saber chino, ¡qué impotencia!.
Por lo demás, cada vez que te leo siento una envidia sana tremenda por descubrir aquella civilización. Aprovecha lo que te queda y cuando vuelvas, queremos ver tu reportaje fotográfico y que nos cuentes todo.
Aún así, creo que eso no me quitará las ganas de perderme por allí alguna vez...

Rubeo Boy dijo...

Muy bien Ramón! Tiene pinta de que lo estáis pasando genial y además describes muy bien lo que ves...vamos, que es casi como si estuviesemos alli :-)

Pero bueno, a seguir tomando apuntes, eh?

Lorenzo de Medici dijo...

Estoy pendiente de esta narración como si de una novela descriptiva se tratase....que interesante!!! Que suerte tenemos de que haya culturas tan distintas, de que exista la posibilidad de abandonar "lo normal" y visitar lugares en los que el simple hecho de cambiar de idioma nos desoriente. Sigue disfrutando amigo Ramón! Y traenos la ilusión en la cara de los descubrimientos hechos que será el mejor regalo ;)

Joewuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ramón de Mielina dijo...

Es algo diferente... No es sólo por razones sociales que se quiere erradicar el escupir entre la población china; aprovechan las olimpiadas para ellos pero la razón máxima parece tener un fuerte transfondo higiénico (gripe aviar, etc.) Además, aquí no sólo escupen los hombres.

En cuanto a lo de hacer colas, es increible ver a 20 chinos todos rodeando a una cajera y todos hablando a la vez. No somos comunistas a la hora de hacer colas, pero tampoco lo hacemos mal del todo, en mi opinión.

Ramón de Mielina dijo...

Ah, el proceso de reeducación... Suena tan a dictadura esa palabra... No, en principio sólo multas económicas. :-)

Joewuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¡esa vena nazi!

Ramón de Mielina dijo...

Rubeo, tú tranqui que te pasaré todos los apuntes... :-)

Fotos a la vuelta (ya sólo me quedan dos días... snif snif).

Roni, cuando quieras ya sabes que ¡yo me apunto! (o a Isla Graciosa, claro) ;-)

Joewuy dijo...

Vena Nazi????
""Bien Querido"" usuario anónimo de los comentarios sin sentido, estas un poquitín desfasado...

Creo que no has leído bien desde el principio. Esos comentarios no deberían ser anónimos...

En fin, paso.

Ramón de Mielina dijo...

"haiga paz". Estoy de acuerdo contigo, no me gustan los comentarios anónimos... :-/

Ramón de Mielina dijo...

Por cierto, ¿cómo es que se hen eliminado todos los comentarios de Joewuy? Einzzz... ¡Yo no he eliminado ninguno! No me gustan los anónimos... y tampoco que eliminen comentarios que no quiero eliminar... :-( ¿cómo es posible que alguien que no tiene las claves de mi blog pueda eliminar comentarios?