miércoles, 13 de octubre de 2010

La flor de mi mesa

La vida es así. No suelen mandarme flores; ni todos los días ni ninguno. Una vez me recibí un ramo por mi cumpleaños. Hoy tengo una gran orquídea en mi mesa.
:-)

4 comentarios:

B.B. dijo...

Ummmmmmm

Eria.. dijo...

Encariñate de la planta y no de las flores porque pasarás temporadas en la que solo veas hojas y ramas... no es por desanimarte, es para que siempre que la mires estés animado.

Un lloc per evadir-se dijo...

¿Y tú?¿sueles mandarlas?

Ramón de Mielina dijo...

También las mando... :-)