viernes, 4 de septiembre de 2009

Mercat "Els Encants Vells"

Me pasa lo mismo cada vez que cambio de ciudad... hago la lista de las cosas que quiero ver y no las veo hasta que recibo visitas... y entonces quedo fatal porque ni siquiera sé si el Raval está a la derecha de la Rambla -¿o era el Gótico el que estaba a la derecha? Según se mire, supongo-, en qué dirección está La Pedrera, cómo se llega al parque Güell... ¡Qué le voy a hacer si siempre voy con mi mapa pegado a la mano? En fin... ¡por lo menos hoy he conseguido ir al Mercat "Els Encants Vells"!



Después de tantos meses queriendo ir, ni me lo creía.

He visto a un hombre que (como dice Dumba, ¡eso se llama Síndrome de Diógenes!) no sé cómo consigue subir la persiana del pseudogaraje que le hace las veces de almacén sin que se le caigan todos esos cacharros encima... He echado una ojeada, igual lo bueno lo tiene escondido, pero si lo tiene mucho más atrás, dudo que pueda sacarlo algún día. En cualquier caso, el tipo tenía una buena foto con su barba asalvajada (curiosamente era blanca, no amarilla, odio las barbas amarillentas), su gorrito y su porte que le hacía parecer por encima del bien y del mal. Me he quedado con ganas de foto.

En general, creo que es un sitio que hay que conocer. No me refiero a visitarlo, sino que si se quiere conseguir algo bueno, hay que ir muchas veces y rebuscar mucho. Hay demasiada basura y buena parte de los puestos son mercadillos de pueblo con sus bragas a 1€ y sus calzoncillos en packs de 3, por no hablar de los vestidos multicolores con sus brillitos tipo Nancy ochentera. Aún así hemos encontrado un juego de café -¿o de té? Nunca lo sabremos- alemán para La Chica Vaporosa y Dumba se ha entretenido viendo vinilos (todo vuelve o nunca se fue).

Ahí hemos echado la mañana y, de paso, "Els Encants Vells" ha dejado de ser un sitio turístico para mí, así que podré volver solo cualquier otro día. He echado el ojo a un par de juguetes antiguos y algún que otro libro.


*Por cierto, Barcelona, tercera ciudad más feliz del mundo. ¿Todo el mundo es feliz en Barcelona? Cuando me fui de Madrid alguien me dijo que yo nunca sería feliz en Barcelona. :-)

15 comentarios:

Menda. dijo...

Pues qué envidia, chico. Me encantan esos lugares donde puedes olisquear y curiosear a gusto.

carlota. dijo...

Ramón , la cámara siempre detrás , por favor ...


Un beso y feliz fin de semana

tu dijo...

En Barcelona hay gente muy maja y encantadora, pero al final todos tienen un regusto amargo, por ejemplo cuando estás en un bar o restaurante con un barcelonés, siempre hay algún gesto del camarero o algo que interpretan como una especie de "invasión" y responden a la defensiva. Me llama mucho la atención porque lo he visto en TOD@S los barcelonitas con quienes he compartido un rato de bar.

Gilda dijo...

Mi experiencia en Barcelona fue patetica, y aunque como ciudad me llamaba mucho la atención, llegué a odiarla y no creo que vuelva allí.

Natacha dijo...

Me recuerda al rastro de Madrid... en todas las ciudades hay estos mercados encantadores...
Pero yo creo que El Cairo, se lleva la palma, jejeej.
Yo creo que la felicidad viaja con uno... no importa dónde vivas.
Un beso, cielo.
Natacha.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tercera ciudad más felíz?? Me apuesto lo que querais que no les han preguntado a los barceloneses...

Saludos!

B.B. dijo...

Eres tu el que debe ser feliz, o intentarlo, independientemente de la ciudad donde estes.

Mnemósine dijo...

Vivia muy cerca dels "encants" y iba muchas veces, y la verdad q el nombre es acertado xq tiene su encanto....he sido muy feliz en barcelona!!!!

Despe dijo...

te dejo saludos , Ramón y que bien la pasastes , siempre es rico contar con un tiempito de desahogo y curiosear al igual que conocer todo lo que nos llamado la atención
chaito

margot dijo...

Vaya!
Durante 7 años he vivido a 5 minutos de la S. Familia y els Encants vells.
La de cosas que me he comprado allí,maravillas.
Pero el truco lo has dicho bien, hay que ir muy a menudo y alguna hora que otra mirando minuciosamente.
Lo de la felicicidad creo que es puro marketing para vender mejor la ciudad.
Pero si te sirve...
Yo soy feliz.;))
Besos
Margot

anapedraza dijo...

Es como una guardería de sentimientos, a mi me gustan porque cuando me acerco a ellos me vienen situaciones del pasado que me animan.

Con respecto a ser feliz, si en Barcelona lo eres más, ¡aprovechalo!

¡Feliz lunes!

MIGUEL

Funcionario's blog dijo...

Barcelona todavía, pero luego vas a según qué lados y te encuentras con el típico catalanista que te mira mal por hablar en castellano...

Puffff, que a mí me da igual vuestros rollos, que estoy de turismo.

Barcelona me encanta. Ya te aviso cuando vuelva, porque tengo excelentes amigos por allí.

Pd. Ese mercado me lo apunto. Encontré La Boquería por casualidad, lleno de turistas, pero no entendí qué encanto tiene. Tal vez su larga historia.

Rockdriguez dijo...

Solo una vez fui a BCN y volvi enamorada !!

que ciudad....

Saúl dijo...

suele pasar que hasta que vienen visitas no recorres y conoces bien tu ciudad…
me gustan los mercados…
curiosas esas estadísticas para contabilizar la felicidad humana..

Miranda dijo...

creo que es de café!
además, cuando lo miro puedo imaginar sin mucho esfuerzo a hitler saboreando una pastita entre trago y trago.. :S (esto último ha sido idea del gran elefante gris y blanco)