domingo, 6 de junio de 2010

El Porqué

Me dicen que no actualizo el blog últimamente y razón no les falta. Quizás es porque, ahora mismo, lo que escribo es triste. Hay quien prefiere no pensarlo pero yo no lo puedo evitar. Los últimos años de un anciano, de cualquiera en realidad, aunque tenga nombres en mente, no me dejan dormir tranquilo pensando en lo injusto de la vida. Me dicen que queda mucho para eso, me queda a mí mucho tiempo. Pero no es por mí.

Por eso no publico hace semanas... siento la ausencia.

10 comentarios:

Natacha dijo...

Ramón, los momentos de tristeza, al igual que los de alegría son compartibles... pero eso es decisión propia y respetable, por supuesto...
En cuanto a lo que comentas... ¿qué puedo decirte? que la muerte es parte de la vida y que sin ella, nada tendría en realidad sentido.
Sé que no consuela, pero es lo que hay. Aceptémoslo con la alegría de haber podido pasear por este mundo un ratito y esperando haber dejado cosas buenas.
Un beso, amigo... Pasará, como todo.
Natacha.

Ramón de Mielina dijo...

Gracias Natacha!! En realidad, más que la muerte, son los años previos a la muerte lo que me quita el sueño... sus vidas, las soledades... en realidad, su muerte casi me parece lo más justo, después de tanta decepción.

Olivia dijo...

Siento tu tristeza. Inevitable sentir, eso como la alegría...motivos tenemos para sentirlas, cada uno sabe cuales. Supongo que tambien es inevitable pensar en el futuro, o el presente que vemos en vidas ajenas que nos llegan directamente. Animo, y un abrazo!

Besos.

Sara Royo dijo...

La vida es un juego q se juega así. No es justa la vida, ni proporcionada, ni eterna. Por eso, vivamos lo mejor posible y hagamos felices a los nuestros lo más q podamos, pero siempre intentando no perder la sonrisa. De cualquier modo, tómate tu tiempo.
Un abrazo, Ramón.

tupersonalshopperviajero dijo...

Créeme que te entiendo. Eso me lleva semanas rondándome y me agobia bastante. Lo peor es que mis pensamientos se vuelven obsesivos a veces y no tengo manera de despegármelos.
bss
;-)

Ramón de Mielina dijo...

Imelda! Sí... estos pensamientos pueden llegar a ser obsesivos y, desde luego, es mejor pensar en positivo. Pero, aún así, creo que, de vez en cuando, hay que pensar también en las cosas tristes de la vida... sin dejarse arrastrar hacia ningún pozo sino para hacer por cambiarlas o, al menos, hacerlas más llevaderas. Al fin y al cabo... la mayoría vamos a ser viejos, vamos a ser olvidados, viviremos del pasado... :-)

Anónimo dijo...

Ramón, lo siento pero no comparto para nada ese pesimismo de tu post. Los ancianos de los que me hablas, ¿qué porcentaje de la población son? Yo conozco muchos que van a jugar la partida, ligan en el baile de los jueves, ven a sus nietos, comen con sus hijos, y viven del pasado aprovechando el presente.

Por cierto, también hay niños abandonados en casas de acogida aquí en España (así que no tengas hijos, por si acaso, y llora todas las tardes un rato por ellos), hay gente que vive en los parques (así que vigila el quedarte sin trabajo, no sea que una carambola te deje pidiendo en la puerta del Mercadona ( fustigate otro rato por ellos a las noches), etc, etc, etc...

Si vas a hacer una buena acción por alguien, y resulta que al final esa ayuda que estás dando te está dejando peor que al que ayudas, entonces Ramón, lo siento, pero no estás preparado para hacer lo que estás haciendo. Es como si fueras cirujano, y lloraras cada vez que se te muere un paciente.

Siento si soy un poco duro, pero creo que tenemos confianza como para que te pegue una buena colleja en vez de decirte que tienes razón, que la vida es muy puta, y que da mucho placer pero siempre cobra tarifa. Tu disfruta, goza, vive intensamente, y cuando la vida nos haga pagar, pues entonces, como caballeros que somos, sacamos la cartera y pagamos, pero con la sonrisa complice del que sabe que se ha bebido los días a tragos...para cuando vengan mal dadas.

Así que ala, deja de lloriquear y poner excusas para no actualizar tu blog y un buen modo de ayudar a la gente, es divirtiendonos con tu blog dia si y dia tambien.

Un beso Ramón, pero no te vicies

Zipi

Ramón de Mielina dijo...

Cada uno tiene sus tiempos y, sobre todo, cada uno tiene sus cosas en las que pensar. Creo que es bueno pensar que no todo es jauja, pero sí, tienes razón. No vivo amargado si es eso por lo que va la colleja :-)

Vanessa dijo...

Todo el mundo tiene rachas bajas de vez en cuando, sobre todo cuando aprendemos en la vida cosas que nos quiten el sueño y q nos cambian la manera de pensar.
Espero que estas rachas pasen pronto.
Besos.

Anónimo dijo...

Pues si no vives amargado, ¿de dónde esa cara de vinagre? Jajajaja

Zipi