martes, 10 de noviembre de 2009

Endivias envidiosas

Da gusto tener un mercado al lado de casa, realmente se podría escribir un buen guión, e incluso un gran libro, con todo lo que pasa ahí. me pregunto si cuando uno entra a trabajar en un puesto o pone un negocio en un mercado, le dan un curso sobre las mejores maneras de decir "al rico pescado" y cómo llamar corazón al más pintado. ¿Me da unas endivias? Claro, mi vida, unas "envidias" para el niño. Sí, por favor, una bandeja. Aquí están corazón, una buena bandeja de "envidias". Pensé que estaba de coña. No, no estaba de coña. En un mundo donde las endivias son "envidias", ¿supongo que las albóndigas serán "almóndigas"? Parte del encanto. Se entrenan cada día, estoy seguro; a la vez que se ponen sus delantales, les posee algún tendero de los años 80. No creo que puedan evitar gritar de puesto a puesto. Alma gitana. Me gusta.

Ya tengo mis "envidias", mis acelgas, mis zanahorias, mis tomates... todo de "primerísima calidad" y "recién traido de la huerta para ti, rey". Con lo que a mí me gusta que me llamen rey moro. Siempre me imaginé a mi mismo con una armadura reluciente, blandiendo una espada, encima de un caballo negro azabache.

9 comentarios:

tupersonalshopperviajero dijo...

Pero qué peliculero eres ramoncín... A mí el mercado de abastos me transporta a mi niñez. En verano iba cada día con mi abuela y me quedaba prendada de las conversaciones, los olores, colores... Raro era el día que no me perdía porque me ausentaba de la realidad, dejándome llevar por el momento presente mientras mi abuela se iba a otro puesto pensando que yo iba detrás, pero yo me quedaba clavada en ese instante mágico, único y maravilloso que dificilmente logro experientar ahora.
Uhhmmm... quiero soñar again...
bss, corazón -jijiji-
;-)

supersalvajuan dijo...

¿Las acelgas también?

ampa dijo...

Querrás decir de primerisima "calidá"...jejeje por lo menos asi lo dicen en mi mercado...bueno, en q yo voy... Un saludo!!

anapedraza dijo...

¡Hola Ramón!

Pues no te arriendo las ganancias, porque a mi los mercados, lejos, bien lejos.

¡Odio ir a comprar!

¡Un abrazote muy grande!

MIGUEL

Eria.. dijo...

El de mi ciudad me queda lejos de casa y como casi todos, solo abre de mañana así que no voy mucho. Pero de vacaciones siempre me escapo a los mercados, con sus olores, sus colores, sus mujeres recien lavadas... y dsifruto.

Gilda dijo...

Cierto, muy cierto, salgo de casa y a la derecha el mercado semanal, y a la izquierda cruzando la calle el supermercado, con los de siempre y su complicidad.
Un saludito, que me voy de compras.

B.B. dijo...

No se porque, pero yo tambien siempre te imagine con armadura. Y una zanahoria en la mano.

GUIZMO dijo...

Lo que me recuerda que hace algún tiempo comprobé (con enorme pesar en mi corazón) que "almóndiga" está aceptado por la R.A.E. Desde entonces pasé a considerar a la insigne Real Academia como una panda de desequilibrados.

ALMAGRISS dijo...

Desde luego lo de comprar la verdura en Mercadona (perdón por la publi) toda embaladita y con etiqueta no tiene encanto ninguno... argggg