miércoles, 20 de mayo de 2009

Me la dedico

A fuerza de decir no,
de proferir excusas y mentiras respetables,
de torcer cánones sólo por ir contracorriente,
de no decidirme, por aquí y basta,
de no escoger mi bandera
por temor a los gatos trípodes o empotrados,
por temor a escoger para excluir,
por temor a limitar,
a restringir,
por un ansia incomprensible de vastos horizontes,
me desterré a este desierto blanco de papel.

Aquí la realidad es un espectro delgado
incoherente, deformado y fetal,
la realidad es manca, es estéril,
violeta como sementales amarrados,
y palabras enormes pastan a su antojo,
observando con ojillos de huevo los sueños transitar,
mordidas por obsesiones que en otros mundos
nos colgaban de la cabeza, cubriéndonos los ojos,
engordando con fármacos, alcohol y engaños.

La soledad aquí es salvaje,
hidratada, cristalina,
que con su curvatura nos muestra
la posibilidad sin apelativos,
la expectativa derruida,
sin ambición posible.

Y desde aquí no quisiera fabricar
ni avioncitos ni barcos de papel,
sino la semilla del acto vital,
una realidad en movimiento.

Desde hoy
imagino que el desierto es un vergel,
imagino a gritos
una revolución cotidiana
sin recetas ni doctrinas,
sin palabras embalsamadas por la memoria,
imagino una revolución cotidiana
con cada ciclo de la sangre,
con cada ciclo solar,
al ritmo del calendario,
una revolución cotidiana,
y a flor de piel.
Tierra de nadie (Diego Godé)
Paseando por el Borne me encontré con El Nus, un bar perdido en el tiempo, cuyo dueño parece más un colega del de Gabinete Caligari, con su medio tupé, su pinta de trasnochado, su chaleco y su camiseta desgastada. Un buen tipo y ahí que estuvimos hablando, apoyados en la barra del mismo bar en el que lleva unos 20 años... algunos más.
El Borne ya no es lo que era, nos decía, que yo no tengo nada en contra de los turistas pero ahora éste es su barrio. Aquí campan a sus anchas mientras que los de toda la vida tenemos que callarnos. Supongo que algunos sacarán buena tajada de todo esto. Yo no. Yo no trabajo con ellos. Mi bar es el de siempre, tantos años en esta misma calle... y en este mismo barrio, claro que yo compré el piso hace mucho tiempo, a ver quién puede permitírselo ahora, cómo ha cambiado todo. Para empezar, obras en todos los lados, llevo años poniendo denuncias por ruidos a horas intempestivas; de los guiris y de los obreros. Pero ahí siguen y aquí sigo. Todo volverá a cambiar, se irán a otro lado. Parece que ahora se frotan las manos viendo el Raval. Ahí les costará algo más porque el ambiente es parecido al de siempre. Pero ahí van... los muy... Pero no estamos desatendidos ni mucho menos. Claro que las tiendas de barrio han desaparecido, sólo nos queda el mercado pero andando una tirada maja. Aquí todo son tiendas para turistas y restaurantes caros. ¿Habéis visto el Desigual de la calle de al lado? Ahí estaba una de las mejores salas de conciertos... Cómo ha cambiado esto.
Dos hallazgos en un día: El Nus y Diego Godé. Compré su libro "ayuda espiritual urgente", todo un descubrimiento. Me gustaron sus textos, me gustaron sus poesías. Me gustó su manera de escribir.
Uno lo podéis encontrar en la Editorial Anagal y el otro en la calle Mirallers 5.

15 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Me apunto lo del bar. Que no se diga.

carlota. dijo...

No tienen mala pinta .

VolVoreta dijo...

Hay días que valen por cien.

Menda dijo...

No soy mucho de poesía, pero me apunto el bar por si un día caigo por esos lares.....

Murphy White dijo...

Me apunto recomendación.

¿No venías en mayo a Madrid??? Avisa!! ;)

B.B. dijo...

Seguiremos tus recomendaciones.... bueno algunas (jijijijiji)

tupersonalshopperviajero dijo...

Lo que aprendo leyéndote... aunque a veces, te confieso, no me entero bien de lo que va la historia pero ahí me quedo rumiando... y me enriquece.
Bss, reaccionario.
;-)

Olivia dijo...

Hay días y días, y algunos nos pueden mas que sorprender (que me lo digan!! jajaja). Y descubrir dos joyas el mismo día, no tiene precio.

Besos.

anapedraza dijo...

Yo necesito un bar así, he pasado mi juventud en ellos, mis amigos y yo nos hemos hecho amigos del alma en ellos, han desaparecido como los dinosaurios.

MIGUEL

La del Planeta dijo...

Has ganado un bar y un poeta.

Vitalnn dijo...

esos pequeños lugares...

Me apunto la recomendación.

Eria.. dijo...

Imaginar a gritos... pedazo de frase!!! Besitos varios.

Clares dijo...

Encuentro la poesía un poco enrevesada de más, como que dice demasiadas cosas. En fin, es que yo soy lectora de haikus y cuando me aturullan con demasiadas ideas me agobio.
Lo del bar, eso sí que tiene buen punto.

Ramón de Mielina dijo...

Murphy!!!!! No sabes cómo fue el finde entre comidas-desayunos-cenas-turismo familiar... mucha familia... es lo que tocaba... :-)

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Y desde aquí no quisiera fabricar
ni avioncitos ni barcos de papel,
sino la semilla del acto vital,
una realidad en movimiento."


El movimiento es complicado de comprimir, de explicar. Todo fluye. Encantadores poemas...

Saludos