jueves, 31 de enero de 2008

Hoy es uno de esos días

Yo también me tiraría en medio de una plaza a hacer pucheros.
No siempre es la mejor opción.
Pero me gusta.
Patalear, llorar, gritar, volver a patalear, chillar de nuevo.
Más lloros.
Y todo ello sin tener razón.
O perdiéndola al hacerlo.

5 comentarios:

J. dijo...

creo que te entiendo. puedo patalear contigo? lo necesito

Ramón de Mielina dijo...

Por supuesto. Entra, patalea. Relaja y te quedas como nuevo, ya lo verás. :-)

Anónimo dijo...

Patalear no vale para nada. Lo que vale es luchar contra lo que te hace patalear. Es de crios e inmaduros patalear.

Ramón de Mielina dijo...

Patalear descarga.
No es malo.
Lo que es malo es patalear y no hacer nada después.

ESO SÍ QUE ES MALO

La Mary dijo...

Pataleo cuando me da la gana